Cuentas de Fideicomiso de Abogados

Para aquellos que buscan servicios bancarios extremadamente seguros y privados y que no requieren de transacciones frecuentes, el uso de la llamada  cuenta de fideicomiso de abogado en Nueva Zelanda puede ser puede ser una excelente alternativa para abrir una cuenta bancaria directamente. Además de las ventajas de privacidad, los fondos de los clientes también están asegurados contra la insolvencia bancaria. Hemos hecho arreglos con una firma de abogados en Nueva Zelanda que puede ofrecer este servicio a los clientes.

La manera más rápida de abrir una cuenta bancaria

Este tipo de cuenta se puede abrir en tan sólo un día hábil y por tanto es ideal para situaciones donde los fondos se deben recibir con urgencia y no hay tiempo para abrir una cuenta bancaria regular.

También se puede utilizar como una cuenta de paso o tránsito. Por ejemplo: debido a un acuerdo de negocios de última hora, usted necesita recibir 1 millón de dólares mañana, pero la estructuración de una empresa y abrir una cuenta bancaria normal, suele tardar al menos 1-2 semanas. Usted puede utilizar la cuenta fiduciaria para recibir los fondos de manera confidencial, y luego transferirlos a su cuenta bancaria offshore en otra jurisdicción una vez que la cuenta se abra. El origen de los fondos visibles para el banco offshore será un bufete de abogados con buena reputación en Nueva Zelanda, que también puede suavizar las preguntas del banco Offshore tales como “la fuente u origen de los fondos”.

A los bancos normalmente no les gusta el dinero que solo pasa a través de ellos, pero en el caso de las cuentas gestionadas por firmas de abogados, esto es aceptable, ya que es el método estándar de transferencia para grandes transacciones de bienes raíces en Nueva Zelanda.

Por supuesto, los procedimientos normales estrictos (KYC: conoce a tu cliente) todavía se aplican y el abogado requerirá detalles y documentos relativos a la transacción en cuestión.

¿Qué es una cuenta fiduciaria de un abogado?

Tanto la ley inglesa como la ley de Nueva Zelanda dan licencia a la firma del abogado para mantener el dinero en fideicomiso como accionista de las transacciones inmobiliarias. De hecho, todo el sistema inglés de transferir propiedades funciona de este modo por lo que el abogado del comprador mantiene el dinero en una cuenta fiduciaria para la compra de la propiedad y libera aquel dinero una vez que el título es transferido a su cliente.

¿Cómo opera la cuenta fiduciaria?

La firma del abogado abre una cuenta en un banco clasificado “AAA” de Nueva Zelanda (en este caso BNZ Group, Banco de Nueva Zelanda). Bajo esta Cuenta Fiduciaria, el dinero se considera legalmente no como una inversión en el banco, sino como dinero que pertenece a los clientes del bufete de abogados y, por lo tanto, en caso de insolvencia bancaria, esta cuenta no se fusiona con los fondos de los depositantes «normales».

La firma de abogados abre una subcuenta a nombre de su cliente que puede ser un fideicomiso, un individuo o una empresa (es decir usted). La cuenta tiene su propio nombre y número de cuenta, y no se combina con otras cuentas y está claramente designada como una cuenta fiduciaria en el banco.

La persona autorizada que opera la cuenta (es decir, usted) firma un acuerdo con el abogado que contiene instrucciones claras en cuanto a qué hacer con el dinero y que se puede enviar a través de cualquier método adecuado tal como código, fax, correo electrónico, llamada telefónica o una combinación de los anteriores.

La cuenta se llevará a cabo en cualquiera de las monedas o combinación de monedas, pero las cuentas en dólares de Australia y Nueva Zelanda devengan intereses.

Cada vez que se deposita dinero o es enviado, el abogado debe ser instruido en cuanto a dónde enviar los fondos o de dónde vienen.

Aspectos de seguridad de la cuenta fiduciaria de abogados en Nueva Zelanda

Las Cuentas Fiduciarias de abogados que mantienen miles de millones de dólares del cliente en un momento dado son básicamente el único método por el cual las transacciones inmobiliarias se realizan en Nueva Zelanda.

Los abogados están regulados por la Ley de la Sociedad de Nueva Zelanda y bajo las leyes y escrituras de traspasos. La regulación es muy estricta en cuanto a la obligación de retener dinero de los clientes. Los abogados tienen absolutamente prohibido por la ley el usar, fusionar o negociar con el dinero fuera de las instrucciones del cliente.

La firma de Abogados recomendada por Offshore ofrece seguros y, es más, puede contratar uno por sumas de 5 millones a 100 millones de dólares, lo que significa que su dinero está asegurado en el improbable caso de incumplimiento de las obligaciones del abogado. Además, la Sociedad de Derecho de Nueva Zelanda también tiene un fondo de fidelidad, que garantiza la devolución de fondos a los clientes en el improbable caso de malversación y/o abuso de autoridad. Sin embargo, usted puede estar seguro de que Nueva Zelanda es una jurisdicción con una profesión legal muy bien regulada y la eliminación de fondos de cuentas fiduciarias se desconoce. La firma de abogados preferida por Offshore Pro Group con regularidad sostiene fondos de clientes por valor de hasta 10 millones de dólares.

Ventajas de Confidencialidad en Cuentas fiduciarias de Abogados

La cuenta se puede hacer completamente confidencial. La diligencia debida es realizada por el abogado y nosotros, no el banco. El banco nunca sabe quién es el beneficiario real. Bajo la doctrina de la confidencialidad y el privilegio, el abogado no puede comunicar el nombre del beneficiario a ninguna persona incluyendo el banco (con la excepción de los delitos graves y sólo cuando se produce una orden penal) Los fondos son aceptados por nuestro abogado elegido en nuestra certificación, que ha sido aprobado bajo nuestra política de “AML” (Antilavado de dinero).

Los fondos en la cuenta de fideicomiso del abogado no pueden ser congelados o arrestados por el banco, ya que es parte del libro mayor de un abogado y, por tanto, regulados por la Sociedad de Derecho no por las políticas de los bancos. La cuenta de fideicomiso hace que el abogado sea responsable de la debida diligencia y no está regulado por las políticas contra el lavado de dinero del banco.

Desventajas

  • No es especialmente buena para el comercio ya que requiere de instrucción personal por cada transacción.
  • Es más cara que la cuenta bancaria ordinaria
  • No puede ser operada en Internet
  • No incluye tarjetas de crédito

Honorarios y Procedimiento

Normalmente, este tipo de cuenta solo está disponible en el caso de entidades neozelandesas (fideicomisos y empresas) establecidas o en proceso de configuración a través de Offshore Pro Group.

Hay una cuota establecida de USD 3.000 para cuentas que mantienen un millón de dólares o menos. Esto incluye nuestra debida diligencia completa que enviamos al abogado antes de establecer la cuenta. Los documentos de Debida Diligencia se llevan a cabo por nuestro equipo legal incluyendo procedimientos de verificación del origen de los fondos que luego se llevan a cabo por el abogado como parte de sus obligaciones “AML” (Antilavado de dinero).

Para las cuentas de mayor tamaño se cobrará una tarifa establecida de USD 8,000.00, más el tiempo extra o adicional si la verificación es compleja.

La cuota anterior incluye toda la documentación para abrir una cuenta en cualquier divisa deseada. Cada cuenta nueva lleva la misma tarifa establecida, aunque si varias cuentas (por ejemplo, en diferentes monedas o para diferentes fideicomisos) se crearan al mismo tiempo, entonces esta cuota se ​​puede reducir.

Todas las instrucciones para enviar dinero o depósitos tienen una cuota de procesamiento para el personal, ya que el procesamiento de las transacciones lo realiza estrictamente el abogado en cuestión. Cada transacción toma aproximadamente 12 minutos, dependiendo de la complejidad, y se cobra en unidades de diez minutos de 30 USD por unidad.

Para proceder con una cuenta fiduciaria en Nueva Zelanda, por favor póngase en contacto con Offshore Pro Group.